MAISON DS

Herencia

DS. Legendario

Elegancia futurista, líneas puras y perfección tecnológica… En su presentación en el Salón del Automóvil de París de 1955, el DS 19 llegó al corazón. Había nacido una pasión eterna.

LOS DISEÑADORES

Pierre Boulanger

Visionario

Ingeniero de formación, cercano a la familia Michelin y Director general de Citroën. En 1938, Pierre Boulanger inició el proyecto VGD (sigla en francés de voiture à grande diffusion o vehículo para un mercado masivo) que abrió el camino para el DS 17 años más tarde, cinco años después de su fallecimiento.

Flaminio Bertoni

Artista y escultor

Estilista, artista y escultor de talento, Bertoni se encargó del estudio de diseño de Citroën entre 1932 y 1964. Diseñó y esculpió las líneas aerodinámicas y futuristas del DS 19: un vehículo de culto del siglo XX.

André Lefèbvre

Ingeniero brillante

Ingeniero aeronáutico y piloto de pruebas, André Lefèbvre mostró todo su talento en el diseño del DS 19. Ligero y aerodinámico, y con un centro de gravedad bajo, el DS 19 era una "bomba sobre ruedas".

DÉCADA DE 1950 - AÑOS DE GLORIA

El Salón del Automóvil de 1955 fue el marco para la presentación de un vehículo de culto que iba a marcar la segunda mitad del siglo XX.

El jueves 6 de octubre de 1955, visitantes, periodistas y competidores contemplaron con asombro y entusiasmo un coche que eclipsaba a todos los demás. Un vehículo cuyas líneas futuristas y tecnologías de vanguardia revolucionaron los mundos de la automoción y del diseño. El primer día se vendieron 12.000 vehículos DS 19... Cuando el Salón cerró sus puertas diez días después se habían realizado 80.000 pedidos en firme.

EL DS GANA ATRACTIVO GLOBAL

La gente se giraba cuando pasaba. Allí donde iba el DS, sus admiradores intentaban descubrir los secretos del confort inigualable de su suspensión hidroneumática y la extraordinaria potencia de los frenos asistidos hidráulicamente.

1956 – 1959: el DS crece para conquistar el mundo

El DS se montaba fuera de Francia y se exportaba a la mayoría de los países occidentales: fue un coche global antes de que se acuñara este término.

Dos nuevos modelos, una versión familiar, cuatro nuevos colores y algunos retoques en el diseño mantuvieron viva la pasión.

UN MODELO DE PRESTIGIO

1959 - El golpe maestro

Un modelo disponible exclusivamente en negro, con separación para el chófer, tapicería gris con asientos tapizados en cuero y tela, intercomunicador, radio y teléfono opcional. Desde su lanzamiento, el DS 19 Prestige se convirtió en el coche de políticos y grandes empresarios.

SUCESIÓN DE VICTORIAS EN EL RALLY DE MONTECARLO

Un auténtico coche de carretera, el DS también destacó en la competición deportiva.

Desde el principio, el DS 19 dejó claro su papel: en el Rally de Montecarlo de 1956 fue primero en la categoría de 1.300 - 2.000 cm3, primer coche francés y séptimo en la clasificación general. Seguiría toda una serie de victorias. En 1959, el DS fue primero en la clasificación general y además ganó el campeonato de constructores. En 1966, el DS 21 ganó el título principal. Fue el punto álgido de su carrera.

DÉCADA DE 1960: AÑOS FELICES

El DS mantenía su liderato, sacando todavía más ventaja a sus competidores.

Nuevo descapotable, nuevos motores, nuevo equipamiento, nueva aerodinámica, nuevo rendimiento: solo un DS podía superar a un DS.

NUEVO FRONTAL, NUEVA MIRADA

Con su motor de 2.175 cm3 y un desarrollo de 109 BHP, el DS 21 ofrecía una velocidad máxima de 175 km/h en 1965. En 1967, se añadió un nuevo frontal al DS que incorporaba de serie faros auxiliares pivotantes, una prestación de seguridad innovadora. Con estos faros, el DS podía iluminar el interior de las curvas antes de entrar en ellas.

En 1969, se le añadió un nuevo salpicadero con un gran visor y tres indicadores redondos. También incorporó una importante innovación en el diseño del sistema de propulsión, con un sistema de inyección electrónica. El DS 21 alcanzaba una velocidad máxima de 185 km/h.

DS CABRIOLET, EXCEPCIONAL

1960 - Ha nacido una estrella

Líneas puras, un acabado perfecto, tapicería de cuero y, desde 1964, faros auxiliares y exclusivos tapacubos: el DS Cabriolet, obra del carrocero Henri Chapron.

DS PRESIDENCIAL, UN EMBAJADOR

Elegido por el General de Gaulle como coche de estado oficial de Francia, el DS transportó a todos los líderes del mundo con orgullo.

El vehículo ceremonial encargado por la oficina del presidente francés se entregó en otoño de 1968. Conforme a las especificaciones, era más largo que el Lincoln propiedad el presidente de Estados Unidos, con una longitud total de 6,53 metros.

Con asientos hondos, respaldos altos y exclusiva tapicería de cuero, los acabados del DS Pallas eran de gran calidad.

DS PALLAS, EL HECHIZO

Belleza y herencia del lujo al estilo francés.

Molduras y luces traseras con acabados cromados, exclusivos tapacubos y faros auxiliares: un coche con toques de lujo sutil.

DÉCADA DE 1970: EL APOGEO

El DS se retiró en julio de 1975, tras un reinado de 20 años.

En 1970 y 1971, las mejoras en el DS afectaban sobre todo a la transmisión. Primero se añadió una caja de cambios manual de 5 velocidades de serie y, al año siguiente, una caja de cambios automática de 3 velocidades. En 1972, el DS 21 fue sustituido por el DS 23 (2.347 cm3, 141 BHP, velocidad máxima de casi 190 km/h). Esta sería la última innovación en el DS, o casi la última. Muchos consideran al SM una continuación del DS

EL SM

Símbolo de la edad de oro

El SM se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1970 y fue el GT francés que el mundo de la automoción estaba esperando. Con sus líneas futuristas, un motor V6 y la calidad de DS, personificó el espíritu de DS.