Array

LA MARCA DS, MECENAS DEL LOUVRE PARA EL PROYECTO « PIRÁMIDE »

Inauguración oficial en presencia de François Hollande, Presidente de la Répública Francesa, Jean-Luc Martinez, Presidente-Director del museo del Louvre e Yves Bonnefont, Director General de la marca DS

Tras la inauguración oficial que se ha producido ayer en presencia de François Hollande, Presidente de la Répública Francesa, Jean-Luc Martinez, Presidente-Director del museo del Louvre e Yves Bonnefont, Director General de la marca DS, es hoy, cuando  el público y los visitantes pueden descubrir la nueva configuración del acceso a los vestíbulos del museo.

 

Baptisé « Pirámide » es un proyecto de envergadura, iniciado en 2014, destinado a acoger a los 9 millones de visitantes anuales y redondear la preparación de la visita y la nobleza de este lugar emblemático sin intervención de la arquitectura del edificio. Mecenas del Louvre desde 2015, y particularmente ligado a la obra de la Pirámide de Ieoh Ming Pei que encarna el espíritu de vanguardia, es lógico que la marca DS aporte su apoyo a este proyecto.

 

« Si buscas el punto en común entre el Louvre y la Marca DS, se trta de una misma filosofía, la de ir sin cesar de la herencia a la modernidad para construir el futuro. Nuestra visión se vuelve común y se apoya sobre la excelencia y la elegancia, el saber hacer y la innovación tecnológica para hacer brillar a Francia a través del mundo.» indicaba Yves Bonnefont, director general de la marca DS con motivo del soporte aportado al Louvre desde 2015. « Contribuir a la realización del proyecto Pirámide, nos ha parecido natural. Un proyecto ambicioso llevado bajo la mirada y a los pies de esta obra de arte magistral y vanguardista que es la Pirámide. Una obra a la que nosotros estamos particularmente ligados en la marca DS ya que ambas hacen se hacen eco del espíritu de vanguardia que reivindicamos.» 

Iniciado en 2014, el proyecto «Pirámide» toca a su fin para disfrute de los visitantes del museo del Louvre. Su objetivo: reorganizar el acceso y l acogida bajo la Pirámide con el fin de recibir en las mejores condiciones a los 9 millones de visitantes anuales. Si el proyecto original, data de 1989, estaba concebido para acoger a 4,5 millones de personas, el reto era encontrar soluciones concretas, sin intervención de la arquitectura del edificio y sin cerrar al público durante las obras. Se han modificado los controles de acceso a la entrada para doblar la fluidez, dos mostradores de información más visibles y al abrigo del ruido, una taquilla reagrupada, superficies aumentadas para preparar la visitas visitas guiadas… multitud de mejoras a descubrir al mismo tiempo que se inauguraban también las nuevas salas del Pabellón del Reloj.